martes, 13 de diciembre de 2016

Conan y el secreto del acero

Conan, una película que no me canso de ver.

Hoy quiero hablaros de dos películas que están entre mis favoritas y que pertenecen al género llamado de Espada y brujería. Se trata de Conan, el bárbaro y Conan, el destructor. Cada vez que las re-veo siempre pienso lo mismo: ya no se hacen películas así. Las descubrí siendo bien pequeña. Recuerdo que cada vez que ponían alguna en la tele mi hermano la veía, y yo que estaba allí sentada en el sofá la veía también. Incluso llegué a grabarlas en una cinta vhs para poder disfrutarlas una y otra vez, sobre todo Conan, el destructor, que era la que más me gustaba por aquello de que salía la princesa.

Conan, el bárbaro se estrenó en 1982, y dos años más tarde llegó Conan, el destructor. El protagonista era un maromo de músculos hinchados llamado Arnold Schwarzenegger, ganador de importantes títulos de culturismo pero un completo desconocido en la gran pantalla. Su interpretación del guerrero Conan el cimmerio le dio el salto a la fama. Poco después le vendría el éxito definitivo con Terminator, pero esa es otra historia. El caso es que el pobre Arnold estuvo nominado a los premios Razzie como peor actor por su interpretación en Conan, el bárbaro. Una injusticia en toda regla! Reconozco que sus dotes interpretativas están lejos de ganar el Óscar, que su marcado acento alemán no ayuda y que la expresividad de su rostro no es su mayor virtud, pero en esta película de lo que se trata es de manejar la espada, y él la maneja como nadie.

Como os comentaba, desde siempre me gustó más la segunda parte: es más cómica, la historia me resulta más entretenida y sale la princesa Jehnna, personaje que a pesar de no ser muy carismático tiene algo que me atrae. Aún así esta segunda entrega está peor valorada por los seguidores pues consideran que no se encuentra a la altura de su predecesora. También hay quien critica las diferencias argumentales entre el Conan de la literatura y el del cine, pues mientras el primero abandona su pueblo para buscar fortuna, en la película lo hace porque el villano Thulsa Doom masacra a su pueblo y le vende como esclavo, siendo obligado a luchar cual gladiador hasta ganarse la libertad.

Arriba, Grace Jones bromeando con Schwarzenegger durante el rodaje de Conan, el destructor.
Abajo, Olivia d´Abo interpreta a la princesa Jehnna, una joven cuyo destino está marcado por una terrible maldición. 

Curiosidades de Conan, el bárbaro

- El personaje de Conan fue creado en 1932 por el escritor estadounidense Robert E. Howart, pero no fue hasta los años 70 cuando fue rescatado por la editorial Marvel y posteriormente por Dark Horse, que adaptaron el personaje a los cómics.

- La película se rodó íntegramente en España, concretamente en la sierra de Madrid, Segovia, Ávila, Cuenca y varias localizaciones de Almería, como las dunas del Cabo de Gata o el peñón de Bernal, a cuyos pies se construyó el templo de Thulsa Doom. Y es que Almería siempre ha sido tierra de rodajes por sus preciosos parajes naturales que tengo la suerte de conocer bien.

- La madre de Conan es interpretada por Nadiuska, famosa actriz del destape en los años 70, y Jorge Sanz fue el elegido para interpretar al joven Conan (qué mono era de niño eh?).


- El actor James Earl Jones que interpreta al malvado Thulsa Doom pone voz a otro gran villano del cine, Darth Vader, y también a Mufasa en El rey león. Menudo vozarrón debe tener el buen hombre.


- En la escena en que La muerte lucha por llevarse a Conan, le vemos la cara pintada con unos extraños símbolos protectores entre los que podemos reconocer el Indalo, símbolo de la provincia de Almería, donde se rodó la escena. Esto se lo debemos a un gran maquillador español, José Antonio Sánchez, que decidió intercalar los Indalos entre los dibujos, y además los resaltó en color rojo. No me había dado cuenta hasta hace poco y me hizo mucha ilusión!


- En 2011 se rodó una nueva adaptación de Conan, el bárbaro, protagonizada por Jason Momoa, que en mi opinión se la podían haber ahorrado. Para mí Conan sólo hay uno y es Arnold Schwarzenegger. A Jason prefiero recordarlo como Khal Drogo. Aquí os dejo una muestra del arte que se gasta cada uno sujetando el acero.

Arriba, mi Conan, con un arte y un estilo inigualables. Abajo, un intento fallido de resucitar a Conan.

No puedo dar por finalizada esta entrada sin mencionar la magnífica banda sonora creada por Basil Poledouris para la película, sin duda de las mejores de la historia del cine y mi favorita con diferencia. Y como la música no se explica sino que se disfruta, aquí os la dejo al completo:


En definitiva, Conan para mí es una gran película, de esas que me da antojo de ver cada cierto tiempo y siento pena de que no terminase siendo una trilogía. Por cierto, si alguien sabe el secreto del acero que me lo diga, porque yo os juro por Crom que no tengo ni idea.

3 comentarios:

  1. "¡Crom es fuerte! Si muero, tendré que ir ante él, y él me preguntará, '¿Cuál es el enigma del acero?' Si no lo sé, él me echará del Valhalla y se reirá de mí."

    La película no te deletrea la solución al acertijo del acero. Hay que interpretar. Eso me gusta. Las películas de hoy son demasiado simplonas.

    Al principio de la película, el padre de Conan le cuenta los mitos de su pueblo y le da su propia solución al acertijo: la carne es débil, pero el acero es fuerte. No se puede confiar en amigos ni mujeres, sólo en el acero en la mano. Pero a pesar de que su padre acaba de forjar una espada magnífica, él y su pueblo son masacrados por Thulsa Doom, que se queda con la espada. Su padre se equivocaba.

    Más tarde el propio Thulsa Doom revela a Conan que él también ha meditado el acertijo del acero y le cuenta su propia conclusión. "El acero no es fuerte, muchacho. La carne es más fuerte.". Y le demuestra que sus fieles se suicidarán por él sin dudar. "Eso es fuerza, muchacho. Eso es poder: la fuerza y ​​el poder de la carne. ¿Qué es el acero comparado con la mano que lo maneja? Mira la fuerza de tu cuerpo, el deseo en tu corazón. Yo te di eso... qué desperdicio. Medita esto en el árbol de la aflicción. Crucificadlo"

    Al final de la película, Conan se enfrenta cara a cara a Thulsa Doom: un hombre-serpiente más grande y fuerte que él (y mira que es complicado hacer que James Earl Jones parezca más grande que Schwarzenegger). Un enemigo con masas de seguidores fanáticos. Que empuña la espada de su padre, que es mejor que la suya y de hecho la rompe. Conan al mirarla se da cuenta de la verdadera respuesta al enigma del acero: todo el poder del acero y de la carne proviene de la fuerza de las creencias de uno. Y a pura fuerza de voluntad rompe el poder hipnótico de su enemigo y lo vence.

    La carne es débil. El acero se vuelve quebradizo. Pero la voluntad es indomable.

    También es Valeria quien le guía a la respuesta. Ella lo salva de la muerte a costa de su propia vida y de hecho vuelve del Valhalla para ayudarle. Lo que muestra que ella sí supo decir la respuesta a Crom. Y que su padre no tenía razón en su respuesta.

    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu explicación, me ha servido de mucho. Si lo he entendido bien el secreto del acero reside en el interior de uno mismo. Ni la espada ni la mano que la maneja tienen poder suficiente para vencer al enemigo, se necesita algo más que fue lo que Conan finalmente descubrió por sí mismo: ser fiel a las propias creencias y poner todo el empeño en conseguir lo que se desea. De este modo no existe enemigo imposible de derrotar ni meta imposible de alcanzar.

      Pero no sólo en el secreto del acero se puede confiar, también en las personas que comparten la misma lucha, dispuestas a darlo todo por la causa en que creen o la persona a la que aman, como es el caso de sus compañeros de aventuras y su amada Valeria.

      La solución al enigma del acero sería entonces no sólo un gran descubrimiento para Conan sino una buena enseñanza para la vida real.

      Eliminar
  2. Pues si. Eso es madurar. Conan empieza siendo casi un animal y acaba siendo todo un hombre consecuente y con valores. De los que se visten el taparrabos por los pies.

    Javier

    ResponderEliminar