martes, 27 de diciembre de 2016

Falcó, una novela de espías en blanco y negro

Falcó ha sido mi primera novela de Arturo Pérez-Reverte.

Hoy traigo la reseña de la última novela de Arturo Pérez-Reverte publicada hasta la fecha y que terminé de leer ayer mismo. Se trata de Falcó, una historia de espías, misiones secretas y mucho suspense ambientada en la España de los años 30 que mezcla ficción con la realidad histórica propia de aquella época. Es la primera novela que leo de este autor y me ha gustado más de lo que esperaba. Cada vez que podía dedicaba un rato a su lectura para saciar mi curiosidad y descubrir qué nuevos sobresaltos esperaban al protagonista. Si quieres conocer mejor al último personaje de Pérez-Reverte y saber mi opinión de lectora novata, ya sabes, sigue leyendo.

Como ya habréis deducido la historia se contextualiza en la época de la guerra civil española, a la cuál tuve un acercamiento reciente gracias a otro libro de Pérez-Reverte, La guerra civil contada a los jóvenes, cuya reseña también puedes encontrar en el blog. El escenario de la novela es una España dividida ideológica y territorialmente en dos bandos, el bando republicano y el bando nacional. Ambos luchan por abrirse camino y evitar los avances del contrario, y para ello las traiciones y los asesinatos están a la orden del día. 

En este escenario tan chungo es donde se desenvuelve el protagonista, Lorenzo Falcó, un exmilitar con un pasado más turbio que el cauce del Manzanares a su paso por el Vicente Calderón. Durante un tiempo se dedicó al tráfico de armas y a todo tipo de chanchullos, y ahora pertenece al Grupo Lucero, especializado en infiltraciones, sabotajes y asuntos sucios en general. Se trata de un tipo elegante, atractivo y mujeriego que nunca sale de casa sin su pistola del por si acaso y que se desenvuelve con naturalidad en todo tipo de ambientes, pasando siempre desapercibido. Lo que más me ha gustado del personaje es su gran capacidad de análisis, que le lleva a controlar en todo momento la situación por peligrosa e inesperada que sea. Eso y sus vivencias pasadas le ayudan a tener la sangre fría necesaria para salir airoso de situaciones en las que un paso en falso puede significar un tiro en la cabeza.

A lo largo de la novela queda patente la ausencia de cualquier tipo de arraigo en el protagonista, algo de esperar en un tipo duro y machote como él, dispuesto a emprender cualquier aventura siempre que implique su propio beneficio y para el que la palabra remordimiento no significa gran cosa. Un buen ejemplo de ello lo encontramos aquí: "El mundo de Falcó era otro, y allí los bandos estaban perfectamente definidos: de una parte él, y de la otra todos los demás"En cuanto a sus afinidades políticas consisten en arrimarse al sol que más calienta, como él mismo afirma en esta frase que me encanta: "Yo cojeo según el pie que me pisen".

El meollo del asunto comienza cuando su jefe, el Almirante, le encarga una peligrosa misión tras las líneas enemigas, en beneficio del bando nacional, y para ello deberá liderar a un joven equipo de falangistas, muy idealistas pero bastante inexpertos. A partir de aquí tenemos todos los ingredientes típicos de una novela de espías: tensión, desconfianza, traiciones, violencia y deseo carnal. Esto último sobre todo con mujeres guapas e interesantes, cómo no. Quiero destacar el papel del Almirante pues aunque se mantiene en un segundo plano es un personaje crucial en la historia y sus diálogos con Falcó no tienen desperdicio.

En mi opinión este libro tiene una lectura ágil gracias, en parte, a la manera que tiene el autor de describir personajes y situaciones, ya que para mi gusto estas descripciones tienen la extensión apropiada para activar la imaginación del lector. No soporto esos autores que se detienen a cada instante con una interminable ristra de adjetivos. En cambio con este libro eso no pasa, es todo muy fluido en ese sentido. Como no podía ser de otro modo viniendo de Pérez-Reverte está muy bien documentado y mientras lo leía no me era difícil sumergirme en esa época de incertidumbre política, alarmas aéreas y sombras en la noche. Es más, me lo imaginaba como una película en blanco y negro. De hecho, la ilustración de la portada me da un aire al Humphrey Bogart de Casablanca.

En definitiva, un libro que he disfrutado de principio a fin pues no deja hueco al aburrimiento en ninguna de sus páginas. No puedo comparar con otras novelas del autor pues no he leído ninguna otra, algo que espero ir subsanando poco a poco, pues visto la buena impresión que me ha causado este libro me atrevo a lanzarme de cabeza con cualquiera de sus obras.

***Os deseo un 2017 lleno de lecturas interesantes, series entretenidas y buenas pelis***

2 comentarios:

  1. Un libro que me gustó mucho. ¿Los personajes femeninos, qué te parecieron? A mi me gustaron, porque había de todo, incluyendo alguna de aúpa (o de hupa-hupa)...

    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Creo que voy a pedirte otro hupa-hupa, Leandro", jeje. Chesca Prieto me llamó la atención y pensé que tendría más protagonismo. Me gusta el último diálogo entre los dos, la forma en que él emplea sus recursos para conquistarla y esa manera que tiene ella de hacerse la dura.

      Por cierto que he tomado nota del cocktail: Martini, vodka, vermut y unas gotas de naranja.

      Eliminar